Primeros pasos de analista… de cuarta

Este blog estaba en mente desde hacía mucho tiempo. Sin embargo, sólo ahora he decidido hacerlo público. Aquí intentaré reflejar algunos puntos de vista. Mis primeros posts se centrarán en un reciente viaje que he hecho a Lima, no sólo para comentar mis sensaciones en mi ciudad después de seis largos años de ausencia sino también para establecer un punto de vista diferente al que mi amigo e investigador Edgar Gómez tuvo cuando a su vez regresó a su tierra mexicana. En este tema específico no quiero entrar en polémica –las sensaciones son propias y auténticas– pero en otras seguro que tendremos algunas charlas interesantes.

Anuncios

3 comentarios en “Primeros pasos de analista… de cuarta

  1. Me parece un tema interesante, Martín, especialmente si tomamos en cuenta la increíble cantidad de peruanos que han emigrado. Este tópico, en literatura, se llama “el bien perdido”.

    En los años cincuenta (S. XX) se dio el fenómeno de la migración andina hacia la costa. Desde los noventa (y antes aún), muchos peruanos dejaron su país. De hecho has encontrado un tema actual e interesante. Te recomiendo este enlace para ver el caso de los 85.000 peruanos que viven en Chile:

    http://www.larepublica.com.pe/content/view/140572/

    Buena suerte en tu proyecto, Martín, acá desde Perú siempre visitaré tu blog para dejar algunos comentarios. Lo que es yo, de acá no me muevo, hermano. Perú tiene la mejor comida, las mejores olas, las mujeres más hermosas (hay que visitar la zona de Ferreñafe, por ejemplo) y con un poco de ahorro cualquiera se puede comprar una casa de playa en el Norte. Las paradisíacas costas de Zorritos (en Tumbes) son la nueva tierra prometida… Máncora ya fue y Vichayito nunca prendió del todo, pero mantengámoslo caleta.

    Gran abrazo.

    O.

  2. Cuando se está lejos, se está más cerca… Eso es lo que siento al leer tu blog. Cuando estás fuera realmente valoras, vives y sobretodo entiendes la complejidad de nuestros países, cuando vuelves es tan complicado sobrevivir al día a día que cada vez se hace más lejana la oportunidad de sentarte escuchar el ruido de tu ciudad, de comerte un cebiche, de tomar un trago y realmente valorar lo que estás haciendo, obviamente pierdes casi toda voluntad de poder cambiarla. La vida es más cercana y más fácil de entender cuando se está lejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s