Comer, comer y también comer…

Bueno es verdad que hace mucho que no actualizo este blog. No es porque no quiera sino sencillamente porque no he tenido mucho tiempo y porque también tengo que ayudar al pequeño Joaquín a actualizar el suyo.

Lo que quería esta vez era hablar sobre algo que me sorprendió mucho ahora que estuve en Lima: la gastronomía. No es que me acabe de dar cuenta de la maravilla que es la comida peruana. No es eso. Lo que quiero decir es que me ha impresionado la cantidad de lugares que hay para comer y muy bien. Es decir, la época de la “tía grasita” y de la “tía veneno” con las hamburguesas “de a sol” ya ha pasado a mejor vida. Ahora uno necesita comer mejor pues. Ustedes me entienden. A sitios tan tradicionales como el propio Cordano, donde comer es realmente una experiencia, se unen ahora miles de locales que a casi toda hora están llenos. Las sensaciones son realmente increíbles –un orgasmo de sabores oí decir por ahí– y uno redescubre platos que había comido muchas veces antes. comida.jpgComo experiencia, tengo que decir que “La causa” y el “T’anta” fue de lo mejor. En el primero, pude saborear una causa (suerte de pastel hecho de masa de papa amarilla con diferentes rellenos) de lomo saltado… (antes, una causa de rocoto sabrosa). En el segundo un sándwich de lomo salto (sí, otra vez). Ambos increíbles e impresionantes. Sin hablar del ceviche inigualable del tradicional “Limón”. Aún recuerdo cuando a sus inicios atendían en su garaje y lo visitábamos después de los partidos de la “Bundesliga” con el “Homero Simpson FC”. Ahora son dos casas unidas. Al final, les guste o no a los demás, el ceviche es y será siempre peruano. No quiero hacer un relato de todo lo que comí así que evitaré darles detalles del día en que almorzamos tres veces.

Yo creo que el que no haya probado la comida peruana cree que todo esto es exageración. No, no lo es. De hecho la revista “The Economist” señaló hace algunos meses que la gastronomía peruana está entre las mejores del mundo. También recibí un mail con un artículo de un chileno en el que hacía un repaso de los mejores platos peruanos. El autor se rendía a nuestra comida y se preguntaba casi desesperado: “¿Por qué ellos y nosotros no?” Uno de los responsables de este fenómeno es Gastón Acurio, sin duda el chef peruano más importante del momento. Hay muchos más pero él fue el que dio la señal de partida. Una anécdota sobre esto: tengo un amigo que vive en Miami que tuvo que viajar a Lima para hacer un reportaje sobre la comida peruana. Aunque lo mencionó, decidió no centrarse en la imagen de Acurio y relató la historia de otros grandes cocineros. Al regresar a Miami, tuvo que reformular todo porque los de la revista querían que Acurio tuviera una presencia importante. Como para evidenciar su importancia en el mundo entero. Con Acurio se abrió la veda de los grandes sabores. Ahora todo se hace con mayor cuidado aunque nunca faltarán los “huecos” de menús a cinco lucas. ¿Qué hace falta para que la gastronomía peruana explote aún más? Sin duda dinero. El Perú no es México pues. Este país tiene muchísimos recursos económicos para su divulgación, aunque ahora ya no le hace falta eso. En cuanto a calidad ya estamos a su altura e incluso podría asegurar que la hemos superado, pero aún nos queda mucho para ser tan conocida como ella.

Para terminar, quiero decirles a los que están en Lima que disfruten. ¿Qué no quieren ir a un restaurante? Entonces háganme el favor de pasar por el “Buen gusto” para comerse una inigualable empanada con su limoncito. Los demás tendremos que seguir contentándonos con algunos lugares donde sirven platos muy decentes aunque sin el toque que el da el ambiente peruano.

Anuncios

13 comentarios en “Comer, comer y también comer…

  1. Bueno, yo sí la probé una vez pero ya casi no me acuerdo y el restaurante no me gustó mucho (por supuesto, en Madrid). Además nos faltaba el asesor, es decir, tú. Qué hambre a estas horas… dan ganas de probarlo todo con tu descripción! Besos!

  2. A ver, por partes:
    1. La comida peruana me parece excelente; una base suave con varios matices, explosiva con sus condimentos, tradicional en sus raíces y exponencial en sus posibilidades. Siendo vegetariano mi visión es limitada pero sin duda la papa (patata) es la que se lleva las palmas (como el maiz en México).
    2. Creo que la diferencia entre la comida mexicana y la peruana, además de los recursos que comentas, tiene que ver con dos cosas, que la comida mexicana es muy reconocible e identificable y que está relacionada estrechamente con elementos culturales variados (tequila, cine de los 50s, el mariachi, los cáctus y los sombrerudos, etc.). Es decir, se vende en una especie de “paquete de mercadotecnia” que es difícil de superar (ojo, lo que no significa que Perú no tenga esos elementos pero por ejemplo, pocos conocen el concepto de “criollo” o de la negritud peruana y hacia el exterior es lo “inca” lo que se relaciona con ese paquete mencionado. La gran aportación de la comida peruana es precísamente su falta de “reconocimiento” pero su mestizaje con otras cocinas (la tortilla “española” tendría poco sin la papa por ejemplo).
    3. Ya me dio hambrita, ¿cuándo me invitas a una degustación? 😛

  3. Yo agrego que hay dos caras sobre la comida peruana: una, la que esta en Chile con tres o cuatro restaurantes con dueños y chef peruanos, amen de que dos de ellos son los mejores de Santiago. Se dice que era el favorito de una exautoridad ya fallecida y ya sospechan quien.
    Por otra parte, ese grito del chileno de porque no tienen ellos lo mismo, se reemplaza facilmente con la palabra “copiar” a la que son tan afectos.
    La otra cara es la es casez en el mundo de restaurantes de comida peruana. Existen algunos con otros menus, mexicanos y cubanos, pero no con el 100% de comida nuestra, ello debe alentarse poniendo la comida de nuestras diferentes regiones al gusto del cliente autoctono, algo como lo hecho por los mexicanos en EE.UU, en donde hay picante si les gusta y si no pues no loponen.
    !Bravo Martin! y salgo corriendo (me puedo llevar a Joaquin?) a comerme una papa a la huancaina en la bodega de la esquina (en Viena?).

  4. Una pregunta al viento:

    He escuchado por ahí que nuestros vecinos del sur están reclamando para si la nacionalidad del “Suspiro a la limeña”…

    ¿Quiere decir esto que el suspiro a la limeña… es chileno?

    Como diría Condorito: “Exijo una explicación” …

  5. A Oscare no le falta razón. Lo que sucede es que la marca chilena Soprole lanzó hace un tiempo un postre llamado “Suspito limeño” lo que generó la ira de muchos peruanos. Eso, en realidad, no tiene mucha importancia. Lo que sí lo tiene es que la empresa intentó registrarlo como propio en 1997, cosa que ya fue rechazada por la propia autoridad de propiedad chilena. Así que fin del problema. Esto no debe generar, en mi opinión, el bombardeo de correos en contra de productos chilenos. Hay que comer siempre lo mejor, y si en algún caso un producto chileno lo es, pues adelante. Se me ocurre el vino por ejemplo (y poco más). No caigamos en lo que hacen gringos y europeos (tan liberales cuando les conviene) de proteger a rajatabla lo suyo dejando mejores productos (los platanos Chiquitita) sin posibilidad de competir. Ahora, yo que Oscare no tendría mucha esperanza de tener una explicación como Condorito. A fin de cuentas es un condor… animal que seguro que Chile querrá registrar como suyo también. ¡PLOP!

  6. Muy buen artículo, y me hizo recordar algo: cuando entré al mundo de los blogs, comencé tres a la vez, dos sobre temas diversos que me interesaban (uno en mi idioma, inglés, y el otro en castellano) y uno tercero (también en inglés) sobre la cocina peruana. Pensaba que si cuatro gatos me leyeran ya iba a ser mucho, pero después de poner los contadores me doy con la sorpresa que en un par de meses, uno de los tres había recibido miles de visitas, de todas partes del mundo, cosa que aún sigue pasando. Por lo tanto, a dos de ellos los dejé marginados casi un año, y ese blog caserito mío que creció como si estuviera en esteroídes lo sigo trabajando y puliendo, y aprendiendo de él y por él a la vez. Ahora, adivina cuál es…

    Saludos!

  7. “La Causa”? O te refieres al restaurante “Mi Causa” que esta en Av. La Mar.

    La comida mexicana que se consume en otras partes del mundo tiene poco de la comida tradicional mexicana. Los platos Tex Mex, los tacos con sour cream, tomate y lechuga, fajitas, etc., son platos americanos inspirados en la comida mexicana. Espero que nuestros anticuchos, ceviches, causas, y tantos otros maravillosos potajes no tengan que sufrir tal transformacion para alcanzar la fama mundial.

  8. Saludos hermnanos del Peru, deseo que nuestro pais cresca mucho mas, nuestro sabores son nuestros y hayq ue quereros y consumirlos, nuestro cevichito, que se puede conseguir en una mesita de la esquina de la tia Lucha que lo prepara con todas de la ley, la gente paradita nomas come … que rico, el maestro Gaston Acurio merece nuestro respeto y es un ejemplo a seguir, tenemos aun muchos productos escondidos en la costa, sierra y selva que estan sin conocerse sus bondades, nos falta ganas de salir adelante, la pobreza no existe …. lo que existe en la pasividad y queja.. sigamos adelante POR LO QUE TENEMOS PARA EL MUNDO

    ¡¡FELICES FIESTAS PATRIAS!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s