Perú, una estrella rodeada de peligros

Reproduzco un artículo sobre el Perú de este Analista de cuarta

El Perú se ha convertido en la nueva estrella de Latinoamérica. Las previsiones lo demuestran, y todo indica que seguirá siendo así mientras se mantenga el orden en una economía que ha logrado 70 meses ininterrumpidos de crecimiento. Pero tiene varios peligros a su alrededor. El primero es externo: dos países vecinos contaminados por el triste y amenazante populismo chavista. El segundo, en cambio, es interno: sus propios gobernantes.

La situación actual del Perú tiene varios responsables. Aunque parezca mentira, Alberto Fujimori logró –antes de convertir su régimen en una auténtica dictadura– enderezar el maltrecho rumbo seguido por Alan García. Lo hizo robando un plan económico que había vapuleado y criticado cuando lo propuso Mario Vargas Llosa en las presidenciales de 1990. Cuando lo tomó, y después de un mensaje aterrador del ministro de Economía (“Que Dios nos ayude”), el plan comenzó a surtir efecto, no sin antes sumir a los peruanos en años difíciles.

Guste o no, quien convirtió al Perú en lo que es ahora fue Alejandro Toledo, un economista con la increíble capacidad de reunir a un grupo brillante de expertos en torno a su Gabinete y, a la vez, suscitar uno de los más fuertes rechazos que se recuerdan en el país. Las razones de esto último fueron, principalmente, dos: acceder a la Presidencia tras derrotar a Alan García (la suerte del voto en contra) y no lograr alejar a sus familiares del poder (algunos de ellos fueron acusados de corrupción). Aun así, supo que la única manera de que el Perú fuera un país de oportunidades pasaba por abrir los mercados y llamar a los inversionistas extranjeros. No tardó en recibir una respuesta positiva de muchos éstos, y poco a poco numerosos sectores antes casi olvidados o de poco desarrollo para el siglo XXI comenzaron a convertirse en los pilares del crecimiento del país.La gestión de Toledo, que hubo de hacer frente a decenas de huelgas –la mayoría convocadas por la extrema izquierda cercana a los moribundos terroristas de Sendero Luminoso–, fue madurando hasta lograr los ya citados 70 meses de crecimiento constante, buena parte de ellos por encima del 5% y con picos del 8%.

Alejandro Toledo.Pero de nada servirá si el proceso no continúa por el mismo camino. Y así parece haberlo entendido el propio Alan García, otrora gran defensor del intervencionismo estatal, del rechazo a las instituciones financieras internacionales y de la economía proteccionista, que dejó al Perú en una situación lamentable, con tasas de inflación de varios ceros. Tras acceder de nuevo a la Presidencia, García decidió no hacer muchos retoques, con lo que dio a entender que la herencia que había recibido de Toledo era atractiva. Preguntado al respecto hace unos días en Madrid, García señaló: “¿Para qué mover algo que funciona?”, lo que entra en contradicción con las críticas que vertió contra su antecesor durante la última campaña electoral de 2006.

Es lo correcto, dejar que todo siga su curso, con un panorama cada vez más atractivo para los empresarios extranjeros, mientras los países vecinos, como Bolivia, malgastan sus recursos por mantener unas tesis chavistas que sólo perjudican a los intereses locales, sobre todo a los de los ciudadanos.

Las expectativas de la visita que cursó García a España entre el 21 y el 23 de enero eran grandes, en especial después de que Repsol anunciara que había descubierto en el Perú un yacimiento con elevadas reservas de gas. Pero García se plantó en Madrid como si tuviera que convencer a los votantes peruanos, cuando el objetivo de su visita, además de reunirse con líderes políticos (lo hizo con el Rey, con el alcalde de Madrid y con el presidente del Gobierno español, en este orden) y estrechar decenas de manos, era convencer a los empresarios españoles. Por lo oído, sería sorprendente que hubiera logrado ese cometido con satisfacción.

Su última actividad de relevancia en Madrid fue impartir una conferencia en el Foro Nueva Economía, ante un centenar de empresarios. El momento parecía el adecuado para que vendiera las posibilidades del Perú. Pero entonces apareció el viejo Alan García, el populista, el de la incontinente verborrea, un defecto del que aún no ha logrado librarse y del que probablemente jamás se deshaga. No sólo dejó entrever que su discurso sigue siendo tan populista como siempre –en sintonía con los que parecen ser ahora sus rivales políticos en Sudamérica– , sino que le gusta ejercer de gran protagonista. No dudó en mencionar a personajes como Lenin y Deng Xiaoping, regalándoles incluso amables alabanzas. Lo único interesante de su presentación –por decir algo– fue, quizás, el final, cuando respondió a las preguntas. García no puede evitarlo: bromas locales, chistes sin sentido, comentarios fuera de lugar… y hasta cruces de apuestas: “Le apuesto una comida al periodista que me hizo esta pregunta que el Perú crecerá más del 7%”.

Alan Garc�a.Y eso no fue todo. Tal vez lo más grave (y dudo de que en el Perú se haya hecho mención al respecto) no tuvo relación con el tema económico. García fue preguntado acerca de las oportunidades que tendrían los peruanos inmigrantes de regresar a su país. La respuesta fue positiva. Pero como no logra responder a las preguntas de una manera concreta –pese a que se lo pidieron los organizadores–, al presidente peruano se le fue la lengua y metió –una vez más– la pata. Recordó que, hace medio siglo, la migración ocurría en el sentido contrario, es decir, de Europa a América, aunque recordó que al Perú también llegaron chinos y japoneses en las primeras décadas del siglo XX. “Aunque recuerden cómo han terminado los japoneses”, apuntó, en evidente referencia a Fujimori. Un comentario muy desafortunado para las decenas de miles de peruanos de ese origen (nikkeis), trabajadores incansables y responsables de varios éxitos empresariales. García lo hizo, además, ante un público que busca hacer negocios en un país extranjero…

García no sólo tiene este tipo de responsabilidades fuera del Perú, sino que su trabajo se complica aún más dentro de sus fronteras. Es cierto que ha sabido lidiar de buena manera con algunos problemas, y que su Gobierno, por el momento, no ha tenido momentos de crisis, pese a que su popularidad sigue cayendo. Tiene además el deber de alimentar el sentimiento democrático, que parece asentarse en un país donde las dictaduras, ya sean militares o civiles (con apoyo castrense), han tenido un triste protagonismo. Además, debe mostrar a la población que, para que el Perú siga creciendo como lo ha venido haciendo en los últimos años, lo único viable es seguir con una política económica ordenada, como ha venido ocurriendo claramente en los últimos seis años. Esto permitirá, además seguir reduciendo los niveles de pobreza, evitar en las elecciones de 2011 la emergencia de peligrosos advenedizos como Ollanta Humala, cuyos únicos recursos, económicos e ideológicos, provienen de Caracas.

Ésa es la responsabilidad que tiene García en su Gobierno. De lo que haga o deje de hacer depende buena parte del futuro del Perú.

Todo parece indicar que el Perú seguirá siendo la estrella de la región y el destino de gran parte de las inversiones internacionales en Latinoamérica, en especial después de la firma de los tratados de libre comercio con EEUU y Canadá (que, dicho sea de paso, fueron procesos iniciados por el Gobierno de Toledo), algo que sin duda podría animar a la UE a comenzar las negociaciones directamente con Lima, sin esperar un acuerdo de la Comunidad Andina de Naciones (¡imaginen ponerse de acuerdo con el boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa!). Y es probable que todo esto –acuerdos comerciales, mayor crecimiento, inversiones– se logre a pesar de Alan García.

NOTA: Este artículo aparece en el suplemento Exteriores de Libertad Digital.

Anuncios

9 comentarios en “Perú, una estrella rodeada de peligros

  1. Excelente el articulo, incluyendo el elogio a los cinco años de Alejandro Toledo quien, con un 15% de popularidad, logró entregar a Alan Garcia una economia sana y que aun continúa. Mi unico pero es a la palabra final “a pesar de Alan Garcia” cuando sabemos que en un régimen presidencialista su palabra, muchas veces, es ley, lo que ahora no es el caso, gracias tambien al excelente Ministro de Economia con que cuenta.
    Por ello, lo objetivo habria sido decir: “, y esta vez con Alan Garcia”.
    Y soy apolítico por siaca!.

  2. Me ha piaccuto el articulo….

    Algunas cosas no quedan claras…como el discurso de Garcia en Madrid esta dirigido a los peruanos… cuando en realidad se trata simplemente de un discurso demagogico, que en Perú ni se enteran (o es que en Peru ya no lo puede decir?), y ahi viene lo de sus viejas andanzas, lleno de pelotudeces y media que no lo aprovecha nadie…

    Me hubiera gustado una frase general sobre la realidad politica latinoamericana: presidente sin carisma y discurso populista no es popular…y que Toledo es el mejor presidente que ha tenido el Peru en los ultimos 70 anhos. Eso de los crecimientos y porcentajes se disfrutan en el FMI realmente…

    Luego se hubieras podido introducir un tema importante: como se comporta un gobierno en crecimientos tan espectaculares con los programas sociales…con la salvedad que esos programas cuando hay plata disponible no son populistas pero podrian ser, como la economia misma, tecnicos. Porque se espera al ultimo anho?…se tiene miedo como reaccionen los mercados internacioanles y el FMI a ese tipo de planes?
    Por otro lado no se trataria ya de programa sociales priopiamente dichos…tal como se entienden socialisticamente y demagogicamente hablando…sino la reinversion en la poblacion que se rompe el lomo y que es responsible de haber trabajado para lograr los crecimientos vistos.
    Luego, el penultimo parrafo me parecio soso y obvio “De lo que haga o deje de hacer depende buena parte del futuro del Perú”. La pregunta es que si al cumplir dos años de gobierno comenzará a hacer demagogia como le ocurrió la vez pasada en 1987…o que si asegurará economicamente al pais con esas politicas conservadoras y, por supuesto, apuntalara politicamente a su partido para que logre algo nunca visto en el Peru…que un presidente del mismo partido le suceda a otro. Sigue de mi idea del párrafo anterior, si será capaz de usar la dizque boyante economia para resolver problemas de pobreza de manera inteligente y no simplemente robandose la plata. Porque debe saber bien que los crecimiento procentuales no son un arma politica que gane elecciones.

    He dicho. Apuntese, registrese, y traguese.

    A

    Ana dice que ella tambien le tiene mucha ambre (sin h) al mofletudo…y que debiste poner una foto con sus cachetes mofletudos y colgantes.

  3. Martin,

    Solo para dejar registrado lo que conversamos anteriormente por el Skype. El articulo me parece preciso, un muy buen recuento del repunte economico que vive el pais, cerrando con el importante rol que debe jugar Garcia para que el pais continue por el mismo camino.

    En lo unico que no estoy de acuerdo es que obvias una de las principales razones por el cual Toledo fue rechazado por una buena mayoria de la poblacion, y este fue el tema de Zarai y todas las mentiras relacionadas con el tema y el triste desenlaze de este. Al final, el reconocer a su hija solo tuve intenciones politicas y no fue un autentico mea culpa.

    Eres grande, sigue escribiendo de estos temas!

  4. Martino, muy contento y sorprendido con el artículo!. De hecho te hace pensar de vez en cuando. (ha ha!).
    Leyendo el artículo y algunos comentarios, yo quiero agregar algo que tal vez se fue de lado, y es que lamentablemente la política es el medio de comunicación para la economía del país. Tenemos la poca suerte (y este es mi punto de vista personal) de tener en el Perú pocos o ningún medio que se atreva a presentar un punto de vista claro y directo, y la prensa (aliada con la publicidad) solo dirige nuestras miradas a lo malo y lo feo de la política, el morbo y la cochinada social. Así mantenemos en el Perú esa cultura de pensar que todo es una Mier(xx) que todo siempre va a ser malo y si algo es bueno es porque algo malo han hecho.
    Toledo, fue un buen presidente por lo que me comentan, personalmente yo no toqué suelo peruano en todo su gobierno, y Alan señores, lo unico bueno (si asi se puede llamar) de su gobierno, fue que muchos pudieron ingresar a la universidad porque con el paquetazo que el chino tuvo que dar, muchos otros tuvieron qeu retirarse de la lista de ingresados.
    Señores, gobiernos es como la farándula y la prensa “libre” es como la sección espectáculos, pero eso funciona internamente. Poco sabemos de lo que pasa en el extranjero o lo que nuestros gobernantes van ha hacer en sus viajes a “buscar dinero y acuerdos comerciales”. Es necesario establecer una cultura de comunicación con el pueblo que sea más real y concreta, no amarillista ni de izquierda o derecha, sino simplemente real, que diga las verdades y lo que se piensa. Solo así podremos empezar a sembrar una nueva generación de Peruanos que sepan decir las cosas y luchar por seguir mejorando el crecimiento del pais.
    En fin, se que me sali del tema, pero pense que no debería dejarse de lado.

    Saludos.

  5. Me gusta mucho el análisis que haces de la economía peruana y del desempeño de sus gobernantes en directa relación con los beneficios económicos. Se nota sin embargo que, como yo, tú también has sido víctima del primer gobierno de Alan García y te cuesta creer que ese individuo que llevó al país a la terrible crisis de 1987-1990 no se traiga entre manos, alguna obscena sorpresa que piensa descubirnos en cualquier momento y, cual excremento cayendo por la ducha–imborrable imagen de su desastroso gobierno–terminen embarrandolo todo. Espero, por el bien de nuestro país, que no suceda eso.

    Apruebo tu análisis sobre el gobierno de Toledo. A pesar de los problemas de desempleo, crimen y subdesarrollo educativo–en los cuales se ha empeorado mucho–, el Perú se viene salvando de la tentación chavista, esa cercana pesadilla que amenaza nuestra estabilidad cada vez que se aproximan las elecciones. Un gran abrazo

  6. Muy acertado tu artículo Martín, refleja claramente el porque Perú sigue siendo en el ámbito económico y político foco de atención de inversionistas y analistas, más aún que Venezuela que lejos de presentar novedades (buenas o malas) ya aburre con el exesivo protagonismo de su dizque presidente.

    Un par de notas adicionales, sin embargo.

    No se si lo dejaste pasar porque no es algo muy elegante de admitir o porque no lo recordaste pero me parece que un tercer factor de rechazo al gobierno de Toledo tuvo que ver con un claro rechazo de parte de la conservadora clase política política hacia ser gobernados por un “cholo”, “mestizo” o como prefieran llamarlo, y más aun uno sin mayor elegancia o carisma.

    Lo de Alana García es cierto, parece haber notado que sin necesidad de hacer mucho esfuerzo y simplemente manteniendo los parametros establecidos por su predecesor, puede continuar con esta racha de crecimiento que al final de su gobierno habrá logrado borrar de la frágil memoria de los electores peruanos el fracaso de su primer mandato, reivindicando no sólo su imagen pero también la de su partido.

    No es de extrañar, por otro lado, estos desmanes de verborrea y figuretismo de nuestro presidente (aun no puedo creer que este gobierno quedará en los anales de la historia como el segundo gobierno de AGP). Sabemos perfectamente, y lo sabíamos cuando votamos por él, que este amor de García por aparecer en los medios, realzar su imagen y forzar su carisma no había cambiado en los años que estuvo fuera de la política, más aun, tanto tiempo alejado probablemente lo ha hecho regresar con más hambre de cámaras, flashes y vídeos.

    Gracía es perfectamente consciente de que un paso en falso puede traerse abajo todo el modelo económico, arrasar con los logros de 15 años de economía neo-liberalistay hundirnos en un abismo más profundo probablemente que aquel en el que quedamos hacia mediados de 1990. Sabe también que esto terminaría por sepultar políticamente a su partido y pasarían muchísimos años antes de que se atreviese a a somar fuera de su tumba.

    Pero todo esto representa tamnbién una presión y responsabilidad enorme a la que ya sabemos nuestro primer mandatario es alérgico o fóbico y que puede terminar llevándolo a regresar a pretéritas perspectivas políticas y económicas que arrasarían con un país que aun no termina de recuperarse de su última debacle.

    No queda más que esperar un año más o aun año y medio más para ver si efectivamente el litio está haciendo bien su trabajo y manteniendo a raya esa peligrosísima mente aprista. Mientras los medicamentos cumplan con su labor, Alana puede hacer las bromas que desee, apuestas sin sentido que le den la gana y si quiere, hasta tomarse una foto con Paris Hilton (a ver quien se cuelga de la popularidad de quien).

  7. Muchas gracias a Giorgio… lo del tema racial es una verdad como un templo… lamentablemente tengo gente cercana que piensa asi… una lastima pero es así… un asco…. en cuanto a lo del litio… cualquier comunicacón judicial te lo paso a tu nombre…
    un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s